• Actualmente esas investigaciones se están desarrollando en modelos de ratón y cultivo celular, con el fin de poder ser llevados a una futura aplicación en pacientes.
Crédito fotografía: 
Efe
El estudio, que se encuentra en una fase preliminar, se realiza en el Instituto Milenio de Neurociencia Biomédica de la U. de Chile.

Científicos chilenos han obtenido resultados positivos para frenar la progresión de enfermedades como el ELA y la demencia, mediante el uso en ratones de sustancias capaces de retrasar la progresión de algunas enfermedades neurodegenerativas.

Los trabajos se desarrollan en el Instituto Milenio de Neurociencia Biomédica (BNI), de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, en alianza con Giovanna Mallucci, doctora en Neurogenética de la London University, que participó como relatora en el Congreso Futuro 2019, celebrado este mes en Santiago.

El doctor Claudio Hetz, que lidera el equipo de trabajo, dijo que Mallucci comenzó a utilizar drogas para manipular la acción de proteínas en el cerebro, descubriendo sus efectos positivos contra el Alzheimer y la enfermedad de las vacas locas.

Se trata de drogas aprobadas en Estados Unidos por la Agencia de Administración de Drogas y Alimentos (FDA), que fueron testadas por Mallucci en modelos preclínicos para frenar la demencia frontotemporal o el mal de las vacas locas, indicó Hetz.

En sus trabajos, Mallucci buscó entre más de mil compuestos e identificó que dos de estos podían atravesar la barrera hemato-encefálica y llegar al cerebro, sin generar toxicidad.

Qué es la esclerosis lateral amiotrófica (ELA)

La esclerosis lateral amiotrófica (ELA, enfermedad de Lou Gehrig o de Stephen Hawking) es una enfermedad neurodegenerativa progresiva que afecta a las neuronas del cerebro y la médula espinal, que dejan de funcionar y, por lo tanto, de enviar mensajes a los músculos, ocasionando debilitamiento muscular e incapacidad de movimiento en varias articulaciones. Sus causas son desconocidas.

El compuesto DBM

Uno de ellos, llamado DBM, es el que se estudia en el BNI, que es capaz de retrasar la progresión de algunas enfermedades neurodegenerativas, que tienen como factor común la acumulación de ciertas proteínas mal plegadas.

Actualmente esas investigaciones se están desarrollando en modelos de ratón y cultivo celular, con el fin de poder ser llevados a una futura aplicación en pacientes.

"Si bien las investigaciones son aún muy preliminares, hemos hecho evaluaciones de los estudios, observando que la droga tiene potencial capacidad para frenar la progresión de enfermedades como el ELA y la demencia en modelos animales", destacó al respecto Paulina Torres, estudiante de doctorado del BNI e integrante del equipo.

Las mediciones incluyen test cognitivos y motores, en los que se analizan la capacidad de recordar objetos y de coordinación, explicó.

Según Claudio Hetz, las expectativas del equipo son altas, considerando la ventaja de trabajar con drogas que ya han sido utilizadas en otros estudios, lo que facilita su empleo en ensayos clínicos y la disminución de costos asociados a esta misma fase.

En su opinión, si se ataca el envejecimiento patológico como mayor factor de riesgo, es posible mejorar la salud y calidad de vida de los adultos mayores, lo que implica "aumentar la expectativa de salud de las personas, que incluso podría hacer vivir mucho más y con mejor calidad de vida en las próximas décadas".

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X